Victoria Pik logo

El Alcanfor

Vivimos una época de cambios fundacionales y vertiginosos. Fundación y vértigo sujetos a avances tecnológicos que implican constantes cambios de escenarios. Esto nos obliga a estar alertas ante nuevas realidades que desconocemos.

Encontramos en la naturaleza la metáfora perfecta del cambio como evolución, un cambio ordenado que busca el camino vital para crecer y desarrollarse. Dentro de un gran abanico de ejemplos posibles, tomamos al Alcanfor como esa metáfora de cambio.

Es un árbol muy hermoso con un frondoso follaje verde brillante que deviene en rojo cuando cambia sus hojas. Y cuando podríamos imaginar que va a quedar pelado, sus ramas se llenan de verdes flores que pudorosamente lo visten mientras brotan hojas nuevas.

Ayudar a las personas a encontrar esa energía que posibilita los cambios positivos es una tarea que redunda en beneficios para todos, desde lo individual a lo colectivo.

Porque amamos la naturaleza y a los seres que la habitan, sus cambios de paisaje con cada estación, los cambios como modo de crecimiento y aprendizaje continuos, es que creemos que la heterogeneidad de los seres humanos tiene la riqueza de un bello jardín y hacer que desplieguen toda su energía es precisamente nuestra tarea.

“Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es."

Jorge Luis Borges